Ir al contenido principal

Nódulo tiroideo: enfoque diagnóstico y terapéutico

INTRODUCCIÓN

El nódulo tiroideo es un trastorno frecuente. La importancia clínica de su detección y estudio radica principalmente en la necesidad de excluir un cáncer de tiroides, que está presente en aproximadamente un 4,0 a 6,5% de los nódulos tiroideos, dependiendo de la edad, sexo , historia familiar e historia de exposición a radiaciones ionizantes. Otros aspectos de importancia de los nódulos tiroideos son que, su presencia puede conllevar a disfunción tiroidea (adenoma autónomo, bocio multinodular toxico) y en raras ocasiones, síntomas de compresión como disfagia, disfonía o disnea.

En su evaluación además de la historia clínica son fundamentales la determinación de los niveles de TSH, que permitirá definir la situación funcional del nódulo, y la ecografía, cuyo resultado determina la indicación o no de la biopsia por punción aspirativa con aguja fina (PAAF), y cuyo resultado va a determinar la conducta a seguir.

EPIDEMIOLOGÍA

La prevalencia de nódulos tiroideos palpables es de aproximadamente el 5% en mujeres y del 1% en hombres, y llega a ser del 20-75% en la población adulta cuando el método empleado es la ecografía.

Los nódulos tiroideos son cinco veces más frecuentes en mujeres que en hombres, debido a la influencia hormonal tanto de estrógenos como de progesterona, habiéndose demostrado que el aumento del tamaño del nódulo y el desarrollo de nuevos nódulos están relacionados con el embarazo y la multiparidad. Otros factores que pueden aumentar la prevalencia son la edad (se pueden detectar nódulos tiroideos en aproximadamente el 50% de la población mayor de 60 años), la baja ingesta de yodo, así como la exposición a radiaciones ionizantes, consumo de tabaco, especialmente en áreas con déficit de yodo, alcohol, sobre todo en las mujeres, niveles elevados de factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1) y miomas uterinos.  

ETIOLOGÍA

Un nódulo tiroideo puede ser solitario o múltiple, sólido o quístico, y puede ser o no funcional. Las causas que conllevan a la formación de uno o varios nódulos tiroideos son en la gran mayoría de los casos benignas, como por ejemplo la tiroiditis de Hashimoto y la deficiencia de yodo. Pero un pequeño porcentaje corresponden a causas malignas, siendo el carcinoma papilar de tiroides el más común. En tabla 1 se muestran las posibles etiologías de los nódulos tiroideos.

TABLA 1. CAUSAS DE NÓDULOS TIROIDEOS
 Benignos (94,5-96%)
Malignos (4-6,5%)

Bocio multinodular (adenoma coloide).
Tiroiditis de Hashimoto.
Nódulo quístico: coloide, simple, hemorrágico.
Adenomas foliculares.
Tiroiditis subaguda segmentaria.

Muy raras:
·         Teratoma.
·         Lipoma.
·         Hemangioma.
·         Enfermedad infiltrativa.

Carcinoma papilar.
Carcinoma folicular.
Carcinoma medular.
Carcinoma de células de Hurthle.

Muy raras:
·         Carcinoma anaplásico.
·         Carcinoma paratiroideo.
·         Linfoma primario de tiroides.
·         Fibrosarcoma.
·         Metástasis (mama/riñón).


MANIFESTACIONES CLÍNICA

Habitualmente los nódulos tiroideos son subclínicos, no causan ningún síntoma y no son visibles en el examen físico. Cuando aparecen pueden observarse a nivel del cuello en el examen físico o palparse en la exploración; otros signos y síntomas que pueden aparecer son los relacionados con disfunción de la glándula tiroidea (hipertiroidismo o hipotiroidismo), molestias o dolor en el cuello, síntomas de compresión y ganglios linfáticos palpables. A menudo la presentación es como un hallazgo incidental en imágenes realizadas por causas no relacionadas como Doppler de troncos supraaorticos, RM o TAC de cuello y tórax.

EVALUACIÓN 

La evaluación inicial en todos los pacientes con un nódulo tiroideo (descubierto ya sea por palpación o por una prueba de imagen ) incluye:

  • Anamnesis y exploración física: permite identificar factores de riesgo.
  • Ecografía: para confirmar la presencia de uno o varios nódulos, evaluar sus características ecográficas, y valorar la presencia de linfadenopatía adicionales.
  • Medición de la TSH: evalúa la funcionalidad del tiroides. Además los niveles de TSH elevados se relacionan con el riesgo de malignidad.
Historia y examen físico

La historia clínica y el examen físico tienen escasa validez para predecir el cáncer de tiroides. Sin embargo, hay varias características de la historia que sugieren un aumento de la probabilidad de malignidad (Tabla 2.)

TABLA 2. FACTORES DE RIESGO DE CÁNCER DE TIROIDES
Síntomas
Antecedentes
Hallazgos físicos
Ronquera persistente, disfagia, disfonía, disnea.
Aumento en el tamaño del nódulo.

Exposición a radiación antes de los 20 años y después de los 70.
Historia de linfoma Hodking y no Hodking.
Antecedentes familiares:
  • Neoplasia endocrina múltiple tipo 2.
  • Cáncer medular de tiroides.
  • Cáncer de tiroides no medular.
            Síndromes familiares: síndrome de Gardner (poliposis adenomatosa familiar de colon), síndrome de Cowden, síndrome de Perndred, síndrome de Werner, complejo Carney.
Género masculino.
Nódulo de consistencia dura y firme.
Adenopatía cervical.
Nódulo fijo a las estructuras circundantes.
Parálisis de las cuerdas vocales.

Ecografía

La ecografía es la técnica de imagen de primera elección para el estudio de todos los pacientes con sospecha clínica de nódulo tiroideo, o de incidentalomas tiroideos hallados mediante técnicas radiológicas realizadas en un estudio de otras patologías, ya que es la prueba de imagen que más información aporta permitiendo confirmar si se trata de uno o varios nódulos tiroideos y resulta válida, con un alto valor predictivo positivo, para determinar las características específicas de los nódulos como posición, tamaño, forma, contenido, márgenes, ecogenicidad, patrón vascular y microcalcificaciones. Además, permite y seleccionar el nódulo que se debe estudiar en bocios multinodulares y por otro lado, permite dirigir la realización de la PAAF de nódulos pequeños o de localización posterior que no son accesibles para una PAAF directa. Una vez realizada la ecografía se deben valorar las características ecográficas relacionadas con benignidad o malignidad (Tabla 3.)

TABLA 3. CARACTERÍSTICAS ECOGRAFICAS RELACIONADAS CON UN DIAGNOSTICO BENIGNO O MALIGNO

Características de benignas
Características Malignas
Hiperecoico.
Vascularidad periférica.
Apariencia espongiforme.
Sombreado de la cola de cometa.
Puramente quístico.
Tamaño mayor o igual a 2 cm.
Totalmente sólido.
Microcalcificaciones.
Hipoecoico.
Vascularidad central.
Márgenes irregulares.
Halo incompleto.
Diámetro anteroposterior mayor que el lateral.

Se considera pacientes de “alto riesgo” los que tienen una historia de exposición a radiaciones ionizantes, antecedentes familiares positivos de cáncer de tiroides o síndromes asociados con cáncer de tiroides. En estos casos, los nódulos con uno o más rasgos sospechosos de malignidad en la ecografía deben ser considerados para PAAF incluso cuando el tamaño es de 5mm. Por el contrario, en un paciente de bajo riesgo, con rasgos benignos clásicos, se recomienda realizar la biopsia sólo cuando el nódulo supera los 2 cm de diámetro.

La tabla 4 desarrolla un algoritmo modificado de la Asociación Americana de Tiroides de indicación de PAAF en base al riesgo estimado de malignidad, que incluye la historia clínica del paciente, características de la ecografía y el tamaño de los nódulos.

TABLA 4. PATRONES ECOGRÁFICOS, RIESGO ESTIMADO DE MALIGNIDAD Y GUÍA PARA PUNCIÓN ASPIRACIÓN CON AGUJA FINA DE NÓDULOS TIROIDEOS

Sospecha de malignidad
Hallazgos epidemiológicos y ecográficos.
Riesgo estimado de malignidad, (%)
Tamaño de corte para  indicación de PAAF
Muy alta sospecha
Historia familiar de cáncer de tiroides.
Síndromes asociados con cáncer de tiroides.
Características ecográficas sospechosas.
Otras características, como ubicaciones subcapsulares adyacentes al nervio laríngeo recurrente la tráquea, extensión extratiroidea, o asociado con linfadenopatía.
> 90 %
< de 1 cm
Alta sospecha
Nódulo hipoecoico sólido o componente hipoecoico sólido de un nódulo parcialmente quístico con una o más de las siguientes características:
Márgenes irregulares infiltrativos.
Microcalcificaciones.
Diámetro anteroposterior mayor que lateral.
Calcificaciones del borde con pequeño componente de tejido blando.
Evidencia de extensión extratiroidea.
70-90%
≥ a 1 cm

Sospecha intermedia
Nódulo sólido hipoecoico con márgenes lisos sin microcalcificaciones, extensión extratiroidea, ni forma más alta que ancha.
10-20%
≥  igual a 1 cm
Baja sospecha
Nódulo solido isoecoico , o nódulo parcialmente quístico con áreas sólidas excéntricas, sin microcalcificación, margen irregular, extensión extratiroidea, ni diámetro anteroposterior mayor que lateral.
5-10%
≥ a 1.5 cm
Muy baja sospecha
Nódulos espongiformes o parcialmente quísticos sin ninguna de las características descritas en patrones de sospecha baja, intermedia o alta.
< 3%
≥ a 2 cm

La observación sin PAAF también es una opción razonable
Benigno
Nódulos puramente quísticos (sin componente solido).
< 1%
No biopsia

Los nódulos que no son subsidiarios de PAAF o con un aspirado insatisfactorio deben ser seguidos periodicamente con ecografía.

Se ha sugerido que en los nódulos grandes (4 cm o más) el tamaño solo podría ser utilizado como único criterio para indicar la intervención quirúrgica; algunos autores consideran que debido a que los nódulos grandes son evaluados de manera menos precisa por la PAAF y debido a que por su tamaño con frecuencia afectan a la función del habla y de la deglución, debe considerarse la intervención quirúrgica.

Los pacientes con múltiples nódulos tienen el mismo riesgo de malignidad como aquellos con un solo nódulo. Por lo tanto, las características ecográficas de cada nódulo se deben evaluar de forma independiente para determinar la necesidad de la biopsia FNA.

TSH

La función tiroidea se debe evaluar en todos los pacientes con nódulos tiroideos mediante determinación de TSH. 

La TSH sérica es un factor de riesgo independiente para predecir la malignidad de un nódulo tiroideo. En un estudio la prevalencia de malignidad fue de 2,8, 3,7, 8,3, 12,3, y 29,7% para los pacientes con concentraciones de TSH en suero <0,4 mU / L, 0,4 a 0,9 mU / L, 1,0-1,7 mU / L, 1.8 a 5.5 mU / L, y> 5,5 mU / L, respectivamente. Otros estudios han demostrado que cuando se diagnostica el cáncer, una TSH más elevada se asocia con una etapa más avanzada del cáncer.

Otras exploraciones

Tras la evaluación inicial el resultado de una TSH suprimida o baja debe hacer pensar en la presencia de un nódulo que funciona de manera autónoma. En este caso se debe solicitar una gammagrafía tiroidea con I-123 con el fin de determinar si es un nódulo hiperfuncionante o caliente, los cuales casi siempre son benignos y no requieren de PAAF  adicional,  o si es un nódulo frio, o hipofuncionante, el cual en un paciente con TSH disminuida, si reúne criterios ecográficos de potencial malignidad, requiere para su evaluación de PAAF. También la mayoría de los nódulos indeterminados por gammagrafia deben ser evaluados por PAAF si reúnen criterios ecográficos. Además, la gammagrafía de tiroides puede ser útil en pacientes con múltiples nódulos tiroideos para seleccionar aquellos que son hipofuncionales y por lo tanto puede requerir PAAF. Sin embargo, aunque la gammagrafía tiroidea se puede utilizar para seleccionar los nódulos para PAAF, no se puede utilizar para seleccionar a los pacientes para la resección quirúrgica. 

El hallazgo de una TSH normal debe ser seguida por una ecografía y posteriormente la punción aspiración con aguja  fina (PAAF) si reúne criterios ecográficos.  

Si la TSH se encuentra elevada se deben determinar anticuerpos antiperoxidasa para el diagnóstico de tiroiditis de Hashimoto. Sin embargo, la presencia de un alto título de anticuerpos anti TPO no es razón para realizar PAAF si las alteraciones ecográficas del nodulo lo sugieren. 

Otras pruebas de laboratorio como la tiroglobulina y los anticuerpos antitiroglobulina no se recomiendan de manera rutinaria en la evaluación inicial de un nódulo tiroideo, estos son marcadores para el seguimiento de cáncer  diferenciado de tiroides tras la tiroidectomía total y radioterapia.

La medición rutinaria de la calcitonina en pacientes con nódulo tiroideo es controvertido. Varios estudios han sugerido que la calcitonina sérica debería medirse de manera rutinaria en pacientes con enfermedad nodular tiroidea con el fin de identificar a las personas que tienen cáncer medular de tiroides en una etapa precoz y mejorar la supervivencia. Sin embargo, muchos expertos consideran que la medición rutinaria de calcitonina en el estudio del nodulo tiroideo no está justificada en los países donde el uso de la estimulación con pentagastrina,  como prueba confirmatoria,  no está disponible, debido a la ausencia de umbrales de calcitonina uniformes para distinguir carcinoma medular de tiroides incipiente, la alta tasa de falsos positivos (> 59%) en algunos estudios.

Los niveles plasmáticos basales de calcitonina y el antígeno carcinoembrionario (CEA) se deben realizar en la evaluación de pacientes con nódulos tiroideos y antecedentes familiares de cáncer medular de tiroides o neoplasia endocrina múltiple tipo 2.  La elevación por falso-positivo de la calcitonina puede ocurrir en tumores endocrinos pulmonares o pancreáticos, insuficiencia renal, enfermedad tiroidea autoinmune y tratamiento con inhibidor de la bomba de protones. 
La secuenciación del proto-oncogene RET se realiza para identificar mutaciones en la línea germinal que causan carcinoma medular de tiroides y o neoplasia endocrina múltiple tipo 2 en pacientes con antecedentes familiares positivos.
Otras técnicas de imagen

La TAC y la RM  de cuello y tórax no están indicadas para la evaluación rutinaria de los nódulos tiroideos, pero pueden ser útiles en caso de que el paciente presente síntomas de compresión, con el fin de evaluar el grado de comprensión de la vía aérea, y en caso de sospecha de extensión retroesternal para evaluar la extensión anatómica del bocio. Estas técnicas también pueden ser usadas para estadificar pacientes con cáncer de tiroides sospechoso/ confirmado y en el diagnóstico diferencial de bultos de origen incierto

La tomografía por emisión de positrones (PET) es una técnica que ha sido estudiada para distinguir entre nódulos benignos y malignos, sin embargo no se usa de rutina en la evaluación inicial del nódulo tiroideo debido a su bajo poder discriminatorio y alto coste.

La elastografia es una técnica dinámica que evalúa la dureza del tejido como un indicador de malignidad, ha demostrado ser altamente especifica (96%-100%) y sensible (82-97%) en la evaluación  del nódulo tiroideo, aunque su rendimiento diagnóstico se ve afectado en los nódulos calcificados, lesiones quísticas y multinodulares, bocio con nódulos coalescentes, puesto que se necesita de una delimitación de los márgenes para la adecuada interpretación; aún se necesitan de más estudios prospectivos para establecer la  exactitud de esta técnica diagnóstica, pero sigue siendo una herramienta prometedora para la selección de nódulos que deben ser biopsiados.



VALORACION DEL RESULTADO DE LA CITOLOGÍA DE LA PAAF 

El resultado de la citología de la PAAF este debe ser informado usando grupos diagnósticos descritos en el sistema Bethesda. Se han establecido 6 categorías diagnósticas


  1. No diagnóstica: se refiere a que no existe el número de grupos celulares y/o de células/grupo, suficientes para hacer un diagnóstico citológico. Riesgo de malignidad 1-4%.
  2. Benigna: esta categoría hace referencia a algunos quistes, las tiroiditis agudas o supurativas, las tiroiditis transitorias, las tiroiditis crónicas y los adenomas que incluyen diferentes subtipos: macrofoliculares (adenoma simple coloide), microfolicular (adenoma fetal), embrionario (adenoma trabecular), de células de Hürthle (adenoma oxifílico u oncocítico), adenomas atípicos, adenomas con papilas y adenomas en anillo de sello. Riesgo de malignidad 0-3%.
  3. Atipia/lesión folicular de significado indeterminado (AUS/FLUS): hace referencia al resultado que se obtiene de una muestra suficiente para diagnóstico, con células foliculares con algunas anomalías nucleares propias de los carcinomas, pero también presentes en tejidos tiroideos hiperfuncionantes. Riesgo de malignidad 5-30%.
  4. Neoplasia folicular/sospecha de neoplasia folicular (FN/SFN): se refiere a aspirados ricos en células foliculares, en cuyo caso la PAAF, no permite definir si es un adenoma o un carcinoma, ya que solo la invasión celular de la cápsula, del tejido perinodular o de los vasos sanguíneos, definirá que se trata de un carcinoma; en el caso de la ausencia de estas invasiones, la lesión se define como un adenoma (benigno). Riesgo de malignidad 15-30%.
  5. Sospecha de malignidad: hace referencia a la presencia de algunos criterios citológicos o de agrupación celular, pero no a todos los necesarios para definir como maligna a la lesión. Por ejemplo, la presencia de solo papilas en ausencia de los cambios citológicos típicos de un carcinoma papilar o de solo estos cambios, sin la presencia de papilas. Riesgo de malignidad 60-75%.
  6. Maligna: hace referencia a entidades mencionadas en la tabla 1 como malignas. Riesgo de malignidad 97-99%.
ENFOQUE TERAPÉUTICO 

El manejo del nódulo tiroideo se realiza de acuerdo a la categoría Bethesda, sospecha de la patología subyacente, función tiroidea y presencia o ausencia de efecto compresivo.

El tratamiento a corto plazo del nódulo tiroideo hiperfuncionante se realiza con fármacos antitiroideos,  con el fin de lograr el eutiroidismo. El tratamiento definitivo suele ser con yodo radioactivo o cirugía, lo cual depende del tamaño del nódulo, la presencia de enfermedad ocular asociada, como la oftalmopatia de Graves, y la preferencia del paciente. El tratamiento con yodo radioactivo suele ser el enfoque preferido por sus menores riesgos. Este tratamiento consigue la normalización de la función tiroidea en el 85-100% de los pacientes con una disminución en el volumen de la glándula de 35% en 3 meses y 45% en 24 meses. La cirugía (tiroidectomía total) suele ser de elección en pacientes con bocios grandes y en aquellos con síntomas compresivos.

El enfoque diagnóstico y terapéutico tras el estudio citológico de un nódulo tiroideo varía según el resultado de esta: 

  • Categoría no diagnóstica: debe repetirse la PAAF. Las citologías que son informadas de manera repetida como no diagnóstica y que no tienen un patrón ecográfico de alta sospecha requieren observación periódica, y escisión quirúrgica, en el caso de que el nódulo tenga un patrón de alta sospecha ecográfica, o si el nódulo experimenta un crecimiento mayor del 20% en dos dimensiones durante la vigilancia por ecografía, o si hay factores de riesgo clínicos de malignidad.
  • Categoría benigna: no requiere más estudios diagnósticos inmediatos. El nódulo debe ser seguido con TSH y ecografía con intervalos entre 6 y 24 meses, durante 3 a 5 años, ya que existen un 5% de falsos negativos, y en caso de que ocurra un cambio significativo del tamaño  -o cambios ecográficos sospechosos de malignidad debe repetirse la PAAF, y según el nuevo resultado continuar el manejo.
  • Atipia/lesión folicular de significado indeterminado: En estos casos se puede repetir la PAAF, o solicitar marcadores moleculares para complementar la evaluación del riesgo de malignidad, en lugar de proceder directamente a la cirugía, lo cual va a depender de los factores de riesgo clínico del paciente, de las características ecográficas del nódulo y del perfil molecular.  Sin embargo, actualmente no existe un único tipo de prueba molecular optima que pueda descartar con fiabilidad la presencia de malignidad. La prueba de mutación única BRAF V600E tiene una especificidad muy alta (aproximadamente 99%), pero su sensibilidad es demasiado baja para descartar la posibilidad de malignidad. El perfil molecular mejora el diagnóstico de estos nódulos y esulta de gran utilidad para la toma de decisiones que tienen que ver con la extirpación quirúrgica y el grado resección inicial, y permite evitar cirugías innecesarias de nódulos benignos. Sin embargo, el gran problema es el coste de estas pruebas, por lo que no se utilizan en muchos países. Los estudios más importantes hasta ahora han evaluado:
    • Un panel genético de 7 mutaciones y reordenamiento (BRAF, NRAS, HRAS, KRAS, RET/PTC1, RET/PTC3, PAX8/PPAR).
    • Expresión de ARNm de 167 genes (167 GEC) 
    • Bloqueos celulares para la expresión de galectina-3 mediante inmunohistoquímica 
  • Neoplasia folicular/sospecha de neoplasia folicular: se recomienda la extirpación quirúrgica (hemitiroidectomía si lesión única), de manera terapéutica y para el diagnóstico definitivo. Sin embargo, dependiendo de las características clínicas del paciente y de las características ecográficas del nódulo, las pruebas moleculares también podrían considerarse en el mismo contexto que para la categoría AUS / FLUS (anterior) antes del procedimiento quirúrgico.
  • Sospechosa de malignidad: el enfoque de manejo para esta categoría debe ser, en general,  la tiroidectomía. Si se dispone de pruebas moleculares y se espera que tales datos alteren la toma de decisiones quirúrgicas, el panel marcador BRAF o de 7 genes puede considerarse antes de la extirpación quirúrgica.
  • Maligna: la indicación es la tiroidectomía.
Tratamiento de supresión del nódulo tiroideo con levotiroxina 

El tratamiento de supresión con levotiroxina se fundamenta en el hecho de que al suprimir la TSH se atrofia la glándula tiroides. Dado que existen evidencias de que los nódulos simples dependen en parte de TSH, se extrapola que al suprimirla, el nódulo debiera disminuir de tamaño.

El problema de esta terapia es que posee una efectividad discutible y no está exenta de efectos adversos (osteoporosis, fibrilación auricular en ancianos, etc). Un meta-análisis de 6 estudios randomizados no mostró diferencias significativas entre el tratamiento de supresión con levoitiroxina y placebo, con un RR de 1.9 (0.95 a 3.81) para reducción de tamaño. Además una vez suspendido el tratamiento el nódulo reaparece. Es por todo esto por lo que el uso rutinario con levotiroxina no se recomienda.

Bibliografía recomendada
  1. Alexander EK, Heering JP, Benson CB, et al. Assessment of nondiagnostic ultrasound-guided fine needle aspirations of thyroid nodules. J Clin Endocrinol Metab 2002; 87:4924.
  2. Alexander EK, Hurwitz S, Heering JP, et al. Natural history of benign solid and cystic thyroid nodules. Ann Intern Med 2003; 138:315.
  3. Alexander EK, Kennedy GC, Baloch ZW, et al. Preoperative diagnosis of benign thyroid nodules with indeterminate cytology. N Engl J Med 2012; 367:705.
  4. Alexander EK, Schorr M, Klopper J, et al. Multicenter clinical experience with the Afirma gene expression classifier. J Clin Endocrinol Metab 2014; 99:119.
  5. Arnold JE, Pinsky S. Comparison of 99mTc and 123I for thyroid imaging. J Nucl Med 1976; 17:261.
  6. Ashcraft MW, Van Herle AJ. Management of thyroid nodules. II: Scanning techniques, thyroid suppressive therapy, and fine needle aspiration. Head Neck Surg 1981; 3:297.
  7. Baloch ZW, LiVolsi VA, Asa SL, et al. Diagnostic terminology and morphologic criteria for cytologic diagnosis of thyroid lesions: a synopsis of the National Cancer Institute Thyroid Fine-Needle Aspiration State of the Science Conference. Diagn Cytopathol 2008; 36:425.
  8. Belfiore A, Giuffrida D, La Rosa GL, et al. High frequency of cancer in cold thyroid nodules occurring at young age. Acta Endocrinol (Copenh) 1989; 121:197.
  9. Blum M, Goldman AB. Improved diagnosis of "nondelineated" thyroid nodules by oblique scintillation scanning and echography. J Nucl Med 1975; 16:713.
  10. Boelaert K, Horacek J, Holder RL, et al. Serum thyrotropin concentration as a novel predictor of malignancy in thyroid nodules investigated by fine-needle aspiration. J Clin Endocrinol Metab 2006; 91:4295.
  11. Bongiovanni M, Crippa S, Baloch Z, et al. Comparison of 5-tiered and 6-tiered diagnostic systems for the reporting of thyroid cytopathology: a multi-institutional study. Cancer Cytopathol 2012; 120:117.
  12. Borget I, De Pouvourville G, Schlumberger M. Editorial: Calcitonin determination in patients with nodular thyroid disease. J Clin Endocrinol Metab 2007; 92:425.
  13. Brauner E, Holmes BJ, Krane JF, et al. Performance of the Afirma Gene Expression Classifier in Hürthle Cell Thyroid Nodules Differs from Other Indeterminate Thyroid Nodules. Thyroid 2015; 25:789.
  14. Brito JP, Ito Y, Miyauchi A, Tuttle RM. A Clinical Framework to Facilitate Risk Stratification When Considering an Active Surveillance Alternative to Immediate Biopsy and Surgery in Papillary Microcarcinoma. Thyroid 2016; 26:144.
  15. Castro MR, Gharib H. Continuing controversies in the management of thyroid nodules. Ann Intern Med 2005; 142:926.
  16. Chambon G, Alovisetti C, Idoux-Louche C, et al. The use of preoperative routine measurement of basal serum thyrocalcitonin in candidates for thyroidectomy due to nodular thyroid disorders: results from 2733 consecutive patients. J Clin Endocrinol Metab 2011; 96:75.
  17. Chudova D, Wilde JI, Wang ET, et al. Molecular classification of thyroid nodules using high-dimensionality genomic data. J Clin Endocrinol Metab 2010; 95:5296.
  18. Cibas ES, Ali SZ. The Bethesda System for Reporting Thyroid Cytopathology. Thyroid 2009; 19:1159.
  19. Clark OH. TSH suppression in the management of thyroid nodules and thyroid cancer. World J Surg 1981; 5:39.
  20. Colombo C, Verga U, Mian C, et al. Comparison of calcium and pentagastrin tests for the diagnosis and follow-up of medullary thyroid cancer. J Clin Endocrinol Metab 2012; 97:905.
  21. Costante G, Filetti S. Early diagnosis of medullary thyroid carcinoma: is systematic calcitonin screening appropriate in patients with nodular thyroid disease? Oncologist 2011; 16:49.
  22. Costante G, Meringolo D, Durante C, et al. Predictive value of serum calcitonin levels for preoperative diagnosis of medullary thyroid carcinoma in a cohort of 5817 consecutive patients with thyroid nodules. J Clin Endocrinol Metab 2007; 92:450.
  23. Daniels GH. Screening for medullary thyroid carcinoma with serum calcitonin measurements in patients with thyroid nodules in the United States and Canada. Thyroid 2011; 21:1199.
  24. Dige-Petersen H, Kroon S, Vadstrup S, et al. A comparison of 99Tc and 123I scintigraphy in nodular thyroid disorders. Eur J Nucl Med 1978; 3:1.
  25. Dora JM, Canalli MH, Capp C, et al. Normal perioperative serum calcitonin levels in patients with advanced medullary thyroid carcinoma: case report and review of the literature. Thyroid 2008; 18:895.
  26. Durante C, Costante G, Lucisano G, et al. The natural history of benign thyroid nodules. JAMA 2015; 313:926.
  27. Elisei R, Bottici V, Luchetti F, et al. Impact of routine measurement of serum calcitonin on the diagnosis and outcome of medullary thyroid cancer: experience in 10,864 patients with nodular thyroid disorders. J Clin Endocrinol Metab 2004; 89:163.
  28. Erdogan MF, Gursoy A, Kulaksizoglu M. Long-term effects of elevated gastrin levels on calcitonin secretion. J Endocrinol Invest 2006; 29:771.
  29. Erdoğan MF, Kamel N, Aras D, et al. Value of re-aspirations in benign nodular thyroid disease. Thyroid 1998; 8:1087.
  30. Hagag P, Strauss S, Weiss M. Role of ultrasound-guided fine-needle aspiration biopsy in evaluation of nonpalpable thyroid nodules. Thyroid 1998; 8:989.
  31. Hahm JR, Lee MS, Min YK, et al. Routine measurement of serum calcitonin is useful for early detection of medullary thyroid carcinoma in patients with nodular thyroid diseases. Thyroid 2001; 11:73.
  32. Hamberger B, Gharib H, Melton LJ 3rd, et al. Fine-needle aspiration biopsy of thyroid nodules. Impact on thyroid practice and cost of care. Am J Med 1982; 73:381.
  33. Haugen BR, Alexander EK, Bible KC, et al. 2015 American Thyroid Association Management Guidelines for Adult Patients with Thyroid Nodules and Differentiated Thyroid Cancer: The American Thyroid Association Guidelines Task Force on Thyroid Nodules and Differentiated Thyroid Cancer. Thyroid 2016; 26:1.
  34. Hayes FJ, Sheahan K, Heffernan A, McKenna TJ. Aggressive thyroid cancer associated with toxic nodular goitre. Eur J Endocrinol 1996; 134:366.
  35. Haymart MR, Repplinger DJ, Leverson GE, et al. Higher serum thyroid stimulating hormone level in thyroid nodule patients is associated with greater risks of differentiated thyroid cancer and advanced tumor stage. J Clin Endocrinol Metab 2008; 93:809.
  36. Hegedüs L. Clinical practice. The thyroid nodule. N Engl J Med 2004; 351:1764.
  37. Herrmann BL, Schmid KW, Goerges R, et al. Calcitonin screening and pentagastrin testing: predictive value for the diagnosis of medullary carcinoma in nodular thyroid disease. Eur J Endocrinol 2010; 162:1141.
  38. Hodak SP, Burman KD. The calcitonin conundrum--is it time for routine measurement of serum calcitonin in patients with thyroid nodules? J Clin Endocrinol Metab 2004; 89:511.
  39. Hodak SP, Rosenthal DS, American Thyroid Association Clinical Affairs Committee. Information for clinicians: commercially available molecular diagnosis testing in the evaluation of thyroid nodule fine-needle aspiration specimens. Thyroid 2013; 23:131.
  40. Horvath E, Majlis S, Rossi R, et al. An ultrasonogram reporting system for thyroid nodules stratifying cancer risk for clinical management. J Clin Endocrinol Metab 2009; 94:1748.
  41. Horvit PK, Gagel RF. The goitrous patient with an elevated serum calcitonin--what to do? J Clin Endocrinol Metab 1997; 82:335.
  42. Hoving J, Piers DA, Vermey A, Oosterhuis JW. Carcinoma in hyperfunctioning thyroid nodule in recurrent hyperthyroidism. Eur J Nucl Med 1981; 6:131.
  43. Karanikas G, Moameni A, Poetzi C, et al. Frequency and relevance of elevated calcitonin levels in patients with neoplastic and nonneoplastic thyroid disease and in healthy subjects. J Clin Endocrinol Metab 2004; 89:515.
  44. Karges W, Dralle H, Raue F, et al. Calcitonin measurement to detect medullary thyroid carcinoma in nodular goiter: German evidence-based consensus recommendation. Exp Clin Endocrinol Diabetes 2004; 112:52.
  45. Kim SY, Han KH, Moon HJ, et al. Thyroid nodules with benign findings at cytologic examination: results of long-term follow-up with US. Radiology 2014; 271:272.
  46. Kim WB, Han SM, Kim TY, et al. Ultrasonographic screening for detection of thyroid cancer in patients with Graves' disease. Clin Endocrinol (Oxf) 2004; 60:719.
  47. Kuma K, Matsuzuka F, Yokozawa T, et al. Fate of untreated benign thyroid nodules: results of long-term follow-up. World J Surg 1994; 18:495.
  48. Kwak JY, Koo H, Youk JH, et al. Value of US correlation of a thyroid nodule with initially benign cytologic results. Radiology 2010; 254:292.
  49. Labourier E, Shifrin A, Busseniers AE, et al. Molecular Testing for miRNA, mRNA, and DNA on Fine-Needle Aspiration Improves the Preoperative Diagnosis of Thyroid Nodules With Indeterminate Cytology. J Clin Endocrinol Metab 2015; 100:2743.
  50. Leenhardt L, Hejblum G, Franc B, et al. Indications and limits of ultrasound-guided cytology in the management of nonpalpable thyroid nodules. J Clin Endocrinol Metab 1999; 84:24.
  51. Li H, Robinson KA, Anton B, et al. Cost-effectiveness of a novel molecular test for cytologically indeterminate thyroid nodules. J Clin Endocrinol Metab 2011; 96:E1719.
  52. Lin JD, Chao TC, Huang BY, et al. Thyroid cancer in the thyroid nodules evaluated by ultrasonography and fine-needle aspiration cytology. Thyroid 2005; 15:708.
  53. Lucas A, Llatjós M, Salinas I, et al. Fine-needle aspiration cytology of benign nodular thyroid disease. Value of re-aspiration. Eur J Endocrinol 1995; 132:677.
  54. Machens A, Dralle H. Biological relevance of medullary thyroid microcarcinoma. J Clin Endocrinol Metab 2012; 97:1547.
  55. Machens A, Hoffmann F, Sekulla C, Dralle H. Importance of gender-specific calcitonin thresholds in screening for occult sporadic medullary thyroid cancer. Endocr Relat Cancer 2009; 16:1291.
  56. Marqusee E, Benson CB, Frates MC, et al. Usefulness of ultrasonography in the management of nodular thyroid disease. Ann Intern Med 2000; 133:696.
  57. Mazzaferri EL, Young RL. Papillary thyroid carcinoma: a 10 year follow-up report of the impact of therapy in 576 patients. Am J Med 1981; 70:511.
  58. McCartney CR, Stukenborg GJ. Decision analysis of discordant thyroid nodule biopsy guideline criteria. J Clin Endocrinol Metab 2008; 93:3037.
  59. McIver B, Castro MR, Morris JC, et al. An independent study of a gene expression classifier (Afirma) in the evaluation of cytologically indeterminate thyroid nodules. J Clin Endocrinol Metab 2014; 99:4069.
  60. McLeod DS, Cooper DS, Ladenson PW, et al. Prognosis of differentiated thyroid cancer in relation to serum thyrotropin and thyroglobulin antibody status at time of diagnosis. Thyroid 2014; 24:35.
  61. Merchant SH, Izquierdo R, Khurana KK. Is repeated fine-needle aspiration cytology useful in the management of patients with benign nodular thyroid disease? Thyroid 2000; 10:489.
  62. Mian C, Perrino M, Colombo C, et al. Refining calcium test for the diagnosis of medullary thyroid cancer: cutoffs, procedures, and safety. J Clin Endocrinol Metab 2014; 99:1656.
  63. Miller JM, Hamburger JI, Kini S. Diagnosis of thyroid nodules. Use of fine-needle aspiration and needle biopsy. JAMA 1979; 241:481.
  64. Miller JM. Re: thyroid carcinoma in an autonomously functioning nodule. J Nucl Med 1980; 21:296.
  65. Molitch ME, Beck JR, Dreisman M, et al. The cold thyroid nodule: an analysis of diagnostic and therapeutic options. Endocr Rev 1984; 5:185.
  66. Moon HJ, Kwak JY, Choi YS, Kim EK. How to manage thyroid nodules with two consecutive non-diagnostic results on ultrasonography-guided fine-needle aspiration. World J Surg 2012; 36:586.
  67. Nam SY, Roh JL, Kim JS, et al. Focal uptake of (18)F-fluorodeoxyglucose by thyroid in patients with nonthyroidal head and neck cancers. Clin Endocrinol (Oxf) 2007; 67:135.
  68. Nam-Goong IS, Kim HY, Gong G, et al. Ultrasonography-guided fine-needle aspiration of thyroid incidentaloma: correlation with pathological findings. Clin Endocrinol (Oxf) 2004; 60:21.
  69. National Comprehensive Cancer Network http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp (Accessed on July 11, 2013).
  70. Nayar R, Ivanovic M. The indeterminate thyroid fine-needle aspiration: experience from an academic center using terminology similar to that proposed in the 2007 National Cancer Institute Thyroid Fine Needle Aspiration State of the Science Conference. Cancer 2009; 117:195.
  71. Nelson RL, Wahner HW, Gorman CA. Rectilinear thyroid scanning as a predictor of malignancy. Ann Intern Med 1978; 88:41.
  72. Niccoli P, Wion-Barbot N, Caron P, et al. Interest of routine measurement of serum calcitonin: study in a large series of thyroidectomized patients. The French Medullary Study Group. J Clin Endocrinol Metab 1997; 82:338.
  73. Nikiforov YE, Carty SE, Chiosea SI, et al. Highly accurate diagnosis of cancer in thyroid nodules with follicular neoplasm/suspicious for a follicular neoplasm cytology by ThyroSeq v2 next-generation sequencing assay. Cancer 2014; 120:3627.
  74. Nikiforov YE, Carty SE, Chiosea SI, et al. Impact of the Multi-Gene ThyroSeq Next-Generation Sequencing Assay on Cancer Diagnosis in Thyroid Nodules with Atypia of Undetermined Significance/Follicular Lesion of Undetermined Significance Cytology. Thyroid 2015; 25:1217.
  75. Nikiforov YE, Ohori NP, Hodak SP, et al. Impact of mutational testing on the diagnosis and management of patients with cytologically indeterminate thyroid nodules: a prospective analysis of 1056 FNA samples. J Clin Endocrinol Metab 2011; 96:3390.
  76. Nou E, Kwong N, Alexander LK, et al. Determination of the optimal time interval for repeat evaluation after a benign thyroid nodule aspiration. J Clin Endocrinol Metab 2014; 99:510.
  77. Ohori NP, Nikiforova MN, Schoedel KE, et al. Contribution of molecular testing to thyroid fine-needle aspiration cytology of "follicular lesion of undetermined significance/atypia of undetermined significance". Cancer Cytopathol 2010; 118:17.
  78. Olson MT, Clark DP, Erozan YS, Ali SZ. Spectrum of risk of malignancy in subcategories of 'atypia of undetermined significance'. Acta Cytol 2011; 55:518.
  79. Orlandi A, Puscar A, Capriata E, Fideleff H. Repeated fine-needle aspiration of the thyroid in benign nodular thyroid disease: critical evaluation of long-term follow-up. Thyroid 2005; 15:274.
  80. Ozgen AG, Hamulu F, Bayraktar F, et al. Evaluation of routine basal serum calcitonin measurement for early diagnosis of medullary thyroid carcinoma in seven hundred seventy-three patients with nodular goiter. Thyroid 1999; 9:579.
  81. Pacini F, Fontanelli M, Fugazzola L, et al. Routine measurement of serum calcitonin in nodular thyroid diseases allows the preoperative diagnosis of unsuspected sporadic medullary thyroid carcinoma. J Clin Endocrinol Metab 1994; 78:826.
  82. Pacini F, Schlumberger M, Dralle H, et al. European consensus for the management of patients with differentiated thyroid carcinoma of the follicular epithelium. Eur J Endocrinol 2006; 154:787.
  83. Papini E, Guglielmi R, Bianchini A, et al. Risk of malignancy in nonpalpable thyroid nodules: predictive value of ultrasound and color-Doppler features. J Clin Endocrinol Metab 2002; 87:1941.
  84. Radecki PD, Arger PH, Arenson RL, et al. Thyroid imaging: comparison of high-resolution real-time ultrasound and computed tomography. Radiology 1984; 153:145.
  85. Ramos CD, Zantut-Wittmann DE, Tambascia MA, et al. Thyroid suppression test with L-thyroxine and [99mTc] pertechnetate. Clin Endocrinol (Oxf) 2000; 52:471.
  86. Reschini E, Ferrari C, Castellani M, et al. The trapping-only nodules of the thyroid gland: prevalence study. Thyroid 2006; 16:757.
  87. Rink T, Truong PN, Schroth HJ, et al. Calculation and validation of a plasma calcitonin limit for early detection of medullary thyroid carcinoma in nodular thyroid disease. Thyroid 2009; 19:327.
  88. Samir AE, Vij A, Seale MK, et al. Ultrasound-guided percutaneous thyroid nodule core biopsy: clinical utility in patients with prior nondiagnostic fine-needle aspirate. Thyroid 2012; 22:461.
  89. Schneider AB, Bekerman C, Leland J, et al. Thyroid nodules in the follow-up of irradiated individuals: comparison of thyroid ultrasound with scanning and palpation. J Clin Endocrinol Metab 1997; 82:4020.
  90. Shambaugh GE 3rd, Quinn JL, Oyasu R, Freinkel N. Disparate thyroid imaging. Combined studies with sodium pertechnetate Tc 99m and radioactive iodine. JAMA 1974; 228:866.
  91. Soelberg KK, Bonnema SJ, Brix TH, Hegedüs L. Risk of malignancy in thyroid incidentalomas detected by 18F-fluorodeoxyglucose positron emission tomography: a systematic review. Thyroid 2012; 22:918.
  92. Solbiati L, Volterrani L, Rizzatto G, et al. The thyroid gland with low uptake lesions: evaluation by ultrasound. Radiology 1985; 155:187.
  93. Steele SR, Martin MJ, Mullenix PS, et al. The significance of incidental thyroid abnormalities identified during carotid duplex ultrasonography. Arch Surg 2005; 140:981.
  94. Tan GH, Gharib H. Thyroid incidentalomas: management approaches to nonpalpable nodules discovered incidentally on thyroid imaging. Ann Intern Med 1997; 126:226.
  95. Tennvall J, Cederquist E, Möller T, et al. Preoperative scintigraphy with correlation to cytology and histopathology in carcinoma of the thyroid. Acta Radiol Oncol 1983; 22:183.
  96. Toledo SP, Lourenço DM Jr, Santos MA, et al. Hypercalcitoninemia is not pathognomonic of medullary thyroid carcinoma. Clinics (Sao Paulo) 2009; 64:699.
  97. Turner JW, Spencer RP. Thyroid carcinoma presenting as a pertechnetate "hot" nodule, but without 131I uptake: case report. J Nucl Med 1976; 17:22.
  98. Van den Bruel A, Maes A, De Potter T, et al. Clinical relevance of thyroid fluorodeoxyglucose-whole body positron emission tomography incidentaloma. J Clin Endocrinol Metab 2002; 87:1517.
  99. Vierhapper H, Niederle B, Bieglmayer C, et al. Early diagnosis and curative therapy of medullary thyroid carcinoma by routine measurement of serum calcitonin in patients with thyroid disorders. Thyroid 2005; 15:1267.
  100. Wang CC, Friedman L, Kennedy GC, et al. A large multicenter correlation study of thyroid nodule cytopathology and histopathology. Thyroid 2011; 21:243.
  101. Wang TS, Ocal IT, Sosa JA, et al. Medullary thyroid carcinoma without marked elevation of calcitonin: a diagnostic and surveillance dilemma. Thyroid 2008; 18:889.
  102. Wells SA Jr, Asa SL, Dralle H, et al. Revised American Thyroid Association guidelines for the management of medullary thyroid carcinoma. Thyroid 2015; 25:567.
  103. Werk EE Jr, Vernon BM, Gonzalez JJ, et al. Cancer in thyroid nodules. A community hospital survey. Arch Intern Med 1984; 144:474.
  104. Wilhelm SM, Robinson AV, Krishnamurthi SS, Reynolds HL. Evaluation and management of incidental thyroid nodules in patients with another primary malignancy. Surgery 2007; 142:581.
  105. Xing M, Haugen BR, Schlumberger M. Progress in molecular-based management of differentiated thyroid cancer. Lancet 2013; 381:1058.
  106. Yassa L, Cibas ES, Benson CB, et al. Long-term assessment of a multidisciplinary approach to thyroid nodule diagnostic evaluation. Cancer 2007; 111:508.
  107. Yip L, Wharry LI, Armstrong MJ, et al. A clinical algorithm for fine-needle aspiration molecular testing effectively guides the appropriate extent of initial thyroidectomy. Ann Surg 2014; 260:163.


Comentarios

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Valoración del paciente con adenopatías

INTRODUCCIÓN
Se entiende por adenopatías, linfadenomegalias o linfadenopatías el aumento de tamaño o la alteración de la consistencia de los ganglios linfáticos. De acuerdo al tamaño se define como adenopatía aquellos ganglios linfáticos mayores de 1 cm. de diámetro, a excepción de los que se presenta a nivel inguinal y epitroclear, donde se consideran patológicos aquellos mayores de 1,5 cm. y 0,5 cm. de diámetro respectivamente, y también a nivel supraclavicular, que se consideran patológicos independientemente del tamaño. En cualquier otra localización corporal se pueden palpar ganglios más pequeños de 0,5 cm sin significado patológico. Sin embargo no solo el tamaño define un ganglio como patológico ya que otras características semiológicas deben ser valoradas, tales como consistencia, adherencia o no a los diferentes planos, sensibilidad.

ETIOLOGÍA
La palpación de ganglios aumentados de tamaño es un hecho frecuente en el ámbito de Atención Primaria, siendo a veces el propio paciente…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…